Cierre categorial no equivale a clausura

Porque si «cierre» no es aislamiento o clausuraTeoría del cierre categorial, el hecho de que la Química clásica, lejos de tener que permanecer aislada o clausurada en un campo y escala definidos por la tabla periódica, haya entrado en comunicación con la teoría del calor, con la teoría de la electricidad, y haya sido «inundada» por la teoría atómica, no significa que su cierre categorial se haya roto o se haya desvanecido. Por el contrario, ese cierre permanece en la misma medida en la que permanecen los eslabones de la cadena, los elementos químicos (como la Genética permanecerá en la misma medida en que permanezcan los «eslabones» genotípicos). Que estos elementos no sean átomos simples y primitivos no quiere decir que sus configuraciones hayan desaparecido […].

La tesis de la finitud de los círculos trazados por los cierres categoriales no concuerda con los proyectos de una «ciencia unitaria universal» (supuesto un Universo, si no infinito, si, al menos, inmenso y dotado de unicidad). La tesis de la finitud concuerda mejor con la concepción categorial de la ciencia, con el reconocimiento de la multiplicidad de cierres categoriales, sin perjuicio de los problemas que esta multiplicidad suscita en todo cuanto concierne al entendimiento de las relaciones entre las diversas categorías y, en particular, a las paradójicas relaciones (a las que acabamos de referirnos) de «autonomía» que un círculo categorial mantiene con círculos categoriales de otra escala y de radio más amplio que le envuelven. Las mismas unidades categoriales tampoco tienen por qué entenderse como «recortadas» por un único círculo; la unidad categorial del campo de una ciencia no tiene por qué ser una unidad homogénea, uniforme. Es la unidad resultante de las intersecciones y encadenamientos de círculos diversos de concatenación (objetuales y, por tanto, proposicionales) que «cierran», a su vez, dentro del campo categorial. Los campos categoriales tienen, por ello, una estructura «glomerular», «arracimada», no homogénea. Y ello incluso cuando nos referimos a la Geometría euclidiana elemental, en cuyo campo están dibujados, ya desde su origen, diferentes «familias» (o «redes») de teoremas, familias o redes relativamente autónomas, sin perjuicio de su entretejimiento mutuo posterior. (Advirtamos que si hablamos de «teoremas» y de «redes de teoremas» y no de «teorías» o de «redes de teorías» —al modo del estructuralismo de Sneed o Stegmüller— es porque nos referimos a las ciencias efectivas, en cuanto ciencias consolidadas específicamente, y no a las ciencias en cuanto construcciones que tienen de común con otras «instituciones culturales» el construir también teorías y redes de teorías —pero no de teoremas—, según hemos dicho).

Bueno, Gustavo (1993). Teoría del Cierre Categorial, Tomo 5. Oviedo: Pentalfa 135-7.

revistametabasis.com

ISSN 2605-3489

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s