En el Número 8… el signo

En cambio, a propósito de la relación que tiene su origen en una acción pretérita que dejó un término existente en acto, hay que juzgar de manera distinta. Efectivamente, esa relación es real y predicamental, y dura mientras el efecto y la causa existen en acto, como sostiene la opinión común. […] esa acción es la razón fundamentadora de tal relación, o, la condición requerida para que
resulte esa relación. Pero no es tal que la relación dependa de ella como en su producción y en
su ser, y por ello no tiene nada de extraño que, una vez pasada la acción (la conexión, diríamos
nosotros), permanezca la relación.

Suárez, F. (1964). Disputaciones metafísicas, Volumen 6, XLVII, 12, 1-4.

revistametabasis.com

ISSN 2605-3489

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s