En 2022… La podredumbre de la investigación farmacéutica y la cultura científica

Las empresas farmacéuticas, siempre atentas a los puntos débiles de la cultura científica, pagan generosos emolumentos a las editoriales para que los artículos de su conveniencia puedan ser descargados de manera gratuita o para producir suplementos a repartir entre su clientela. Claro que eso tiene sus peligros: el New England Journal of Medicine se embolsó unos setecientos mil dólares por casi un millón de separatas que vendió a Merck de un artículo que luego fue retirado porque los autores ocultaron los graves efectos secundarios de Vioxx, un antiinflamatorio «revolucionario» que, según la FDA, causó la muerte a veintisiete mil pacientes y, según fuentes menos interesadas, a hasta cien mil. El artículo fue retirado, en efecto, pero la revista no devolvió el dinero a la compañía farmacéutica. Los conflictos de intereses también implican a las grandes editoriales y a los comités de redacción, que son los que seleccionan los artículos publicables.

Sitges Serra, A. (2020). Si puede, no vaya al médico. Madrid: Editorial Debate, 187.


revistametabasis.com

ISSN 2605-3489

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s